Testimonios

Dra. Alicia Santaliestra

Estudiar Homeopatía fue un anhelo desde que me recibí. Diversos motivos me llevaron a concretarlo recién ahora. Antes de anotarme en Vitalis, hice un recorrido por todos los lugares que ofrecían cursos y gracias a un colega concurrí a la cátedra y me di cuenta que era lo que estaba buscando. A mi entender, es la escuela más abierta, carente de egoísmo para compartir el conocimiento y que da la posibilidad de adquirir una experiencia difícil de alcanzar en otros lados. Los docentes son sólidos y dispuestos a responder y brindar todo lo que saben con humildad, con un trato de pares no poniéndose en ningún pedestal. En cuanto a las enseñanzas del Dr Cámpora, para mi es muy destacable que alguien con tanto talento para la Homeopatía, haya elegido transmitir el conocimiento, formar gente, profundizar el estudio de los remedios revisando las materias medicas, etc. Es un apasionado y eso lo transmite y contagia.
Por situaciones personales tuve que faltar un tiempo y me dieron la posibilidad de recuperar las clases con los videos, algo que es muy favorable.
Para concluir, a lo largo de este año comprendí que la Homeopatía es difícil, compleja, que se necesita del estudio constante y a pesar de todo, siento a partir de lo vivido en la cátedra, que es posible para mi ya que las enseñanzas dan herramientas concretas y prácticas. Muchas gracias!

Dra. Sandra de Souza

Sin dudas, las múltiples actividades de la Fundación son relevantes en el proceso de estudio de pregrado y aún más, de posgrado, donde se puede capitalizar para la práctica diaria la vasta experiencia del Dr Cámpora y el equipo docente que lo acompaña.
Es inobjetable la capacidad del equipo docente y la muy buena predisposición que hay para resolver consultas y para dar clases, siempre en un ambiente de cordialidad y camaradería. Con respecto al Dr. Cámpora, motor inquebrantable de las actividades de la Fundación, considero que es un privilegio poder compartir sus enseñanzas, ver cómo es su metodología en la actividad cotidiana a través de las videofilmaciones y, fundamentalmente, participar de los consultorios cátedra. Gracias! es lo que siento cada vez que participo de las actividades de la Fundación.

Dra. Silvia Rubbo

Estudiar en la Fundación Médica Homeopática Vitalis ha sido muy importante en mi vida y lo sigo extrañando mucho ahora que vivo en Europa.

Dr. Claudio Adam

Yo concurrí los últimos 15 años ininterrumpidamente a Vitalis, son años en los que aprendí muchísimo. Progrese año tras año como medico homeópata, gracias los docentes y sus esfuerzos, no cambien en nada y espero que todos los docentes sigan por muchísimos años mas puliéndonos como buenos homeópatas.

Dra. Victoria Scasserra

Ha sido una experiencia muy buena conocer la Fundación y cursar el 1° año de la Carrera de Homeopatía. Es fundamental de concurrir a los consultorios Cátedra a la par que asistir a los Seminarios, pues es la única manera de ver en la vida cotidiana la evolución de los pacientes. Considero mucha la información recibida, deberá transcurrir el tiempo para ir incorporando tantos nuevos conocimientos. Los docentes son excelentes.

Dr. Marcelo Roger

Hace 15 años que concurro a la Fundación y en base a esa experiencia puedo decir que para mi es la mejor asociación de homeopatía. Es un orgullo pertenecer a Vitalis. La Fundación tiene una rigurosidad científica, una ética, una capacidad de cuestionamiento, una honradez, una mística que es un placer ser parte de ella. La cantidad y evolución de casos vistos en cátedra, las videofilmaciones, los ateneos todo es un aprender constante.
El equipo de profesores es de lo mejor, como maestros y como personas. Y el Dr Cámpora de él habría que escribir un libro. Es el alma mater de la Fundación, de él no nos cansamos de aprender. He tenido muchos profesores en mi actividad médica, a todos los he respetado y guardo agradecimiento, pero ninguno me brindó tanto como Cámpora, mostrando directamente lo que el hace en la intimidad de su consultorio, mostrando sus pacientes con aciertos y errores y como corregirlos. Verlo trabajar todos los viernes en vivo y en directo en la cátedra. ¿ Se puede pedir algo mas ? Hoy la Fundación es mi lugar, mi grupo de pertenencia dentro de la medicina y la homeopatía, después de tantos y tantos años de búsqueda; concurrir a Vitalis no deja de darme y darme cosas. Desde aprender, de ser mejor médico, de ser mejor homeópata y de ser mejor persona. De compartir con mis profesores y mis compañeros. Yo cuando llega el viernes del Curso Superior de Formación Continua entro a las 08.30 hs y cuando parece que paso un rato ya son las 21.00 hs y parece que solo hubieran pasado un par de horas. Para mi no tiene desperdicio, las precátedras, cátedras, ateneos, formación continua, etc.

Dr. Gabriel Kñallevsky

Quiero dar mi opinión acerca de la fundación y todo lo que nos brinda. Siempre comento con mi esposa, y es una charla que surge con frecuencia, que Vitalis me dió la posibilidad de: ser feliz en la actividad que realizo profesionalmente, es decir, ir contento a trabajar y sentirme "realizado" como médico al final del día. Además, como si esto fuera poco, me permite (junto con el trabajo en el hospital por ahora) sostener a mi familia sin que nos falte nada. Y además, como estoy contento con lo que hago, eso es un buen ejemplo para mi hijo, para su futuro, y el buen humor personal ayuda en la relación de pareja, eso es conocido!!.
Con lo cual, para mi Vitalis es central/fundamental en mi vida, y considero a Carlos Cámpora el maestro en medicina que nunca encontré en mis años de facultad.
Por otro lado es muy estimulante sentir que Vitalis está avanzando y que el aprendizaje de la homeopatía es un proceso continuo y lleno de posibilidades, es imposible aburrirse!!!.
En estos años siempre me maravilló el poder de las enseñanzas de Carlos Cámpora y la claridad para transmitirlas. Claridad porque la forma en que se brindan permite que uno progrese a paso firme, seguro y mucho, muchísimo más rápido de lo que la complejidad del material haría suponer. Y eso porque está previamente "hiper analizado" y masticado y conceptualizado y generado! por Carlos y así nos lo entrega. Y el poder porque poniendo en práctica esas herramientas tan claras, un "pichi" de la homeopatía (como yo!) puede tener un alto porcentaje de éxito en ayudar a sus pacientes, con lo cual uno se da cuenta de lo sólidos que son esos fundamentos y se puede apoyar en ellos con tranquilidad y seguridad.
A veces cuando la situación del país, los noticieros, etc. me hacen fantasear (como tantas veces) de irme a vivir a otro país, lo primero que aparece en mi cabeza frenándome es que....no hay otro lugar como Vitalis en otros países!
Bueno, esta es mi opinión sincera y simplemente es lo que siento y vengo pensando desde que entre a la fundación.

Dra. Silvia Címbaro

Puedo contar que en todas las clases he aprendido, y siempre salgo con la sensación de ir cargando algo más en mi valija de conocimientos. Me gusta que siempre se trata de emparejar para arriba y no para abajo, así que espero que la Fundación siga con este alto nivel. Algo que debo destacar es que Uds. (y a la cabeza el Dr. Càmpora) han encontrado una metodología para enseñar algo bastante difícil como lo es la toma de un caso homeopático y han encontrado una didáctica para mechar lo que es la investigación, la enseñanza de medicamentos, la práctica en vivo, y en ámbitos como el Consultorio Solidario, y además tener la visión puesta hacia el futuro de la homeopatía - tanto en realizar patogenesias como en la creatividad de armar BRECHA (Banco de Reporte y Estudio de Casos Homeopáticos de Argentina).

Dra. Verónica Oyola

Estoy muy contenta con el curso, y con las clases, también con la manera de manejarse con la gente del interior como yo, que muchas veces no tenemos tantas posibilidades de acceder a cursos, me parece que la fundación da muchas oportunidades de aprender si uno las aprovecha.

Dra. Claudia Califra

Podría escribir un libro, pero trataré de ser breve. Lo que encontré en Vitalis fue la feliz culminación de un largo camino personal en la Homeopatía. Mi madre fue una homeópata bastante conocida aquí en Uruguay y siempre tuve la inquietud de seguir sus pasos. Al fallecer mi madre, un gran amigo suyo a quien estoy profundamente agradecida me recomendó hacer el curso en Vitalis. Desde entonces el entusiasmo y la convicción que transmiten al enseñar esta vieja medicina, junto con la organización de la escuela y el generoso aporte de los conocimientos del doctor Cámpora, han contribuido a impulsar mi interés y mi formación. Reconozco que fue difícil adaptarme y cambiar sistemas y conceptos que traía de antes, pero lo cierto es que comprobé los resultados y considero que he incorporado ya las bases de la formación que se persigue en Vitalis. La capacidad de los docentes y la calidad de las clases me parece excelente y homogénea. Los espacios de debate que se generan son enriquecedores y es bueno que ocurran. Además, me parece que hay un clima humano –tanto de parte de los profesores como de los compañeros- que contribuye a que el curso resulte más provechoso ya que, a pesar de venir de otro país, siempre me sentí integrada al grupo. Puede parecer poco técnico, pero también rescato estos últimos aspectos como la clave para obtener una buena formación. También quiero resaltar el aporte invalorable de lecturas comentadas de distintos foros internacionales que destacan la calidad de lo que se está haciendo en Vitalis. Creo que la estructura del Curso Superior de Formación Continua es inmejorable. Espero seguir aprendiendo muchos años más.